En los tiempos que corren uno de los principales quebraderos de las empresas es la gestión de la ingente cantidad de información. Teniendo en cuenta que vivimos inmersos en un mercado cada vez más competitivo, contar con una gestión empresarial efectiva y realmente eficiente resulta fundamental. Y que mejor forma de facilitar dicha gestión que con herramientas de apoyo como un sistema ERP.

No obstante, ¿es realmente necesario contar con un buen sistema de gestión con independencia del tamaño de nuestra empresa? La respuesta es un SÍ mayúsculo. En el siguiente artículo os desgranamos el concepto y sus innumerables ventajas.

¿Qué es un programa ERP?

Un ERP, abreviatura de Enterprise Resource Planning, es un programa que nos permite unificar y automatizar en un solo sistema los datos y procesos de una empresa. Algo que, como ya hemos comentado más arriba, facilita la gestión de la información y por ende las posibilidades de tener éxito.

La web de Geinfor, una de las primeras startups de software en España con más de 30 años de experiencia en el diseño, la planificación y la producción industrial, puede servirnos de ejemplo representativo de lo que un sistema ERP puede aportar a nuestra empresa.

¿Por qué debes usarlo?

Los programas ERP se erigen como las herramientas perfectas para gestionar un amplio surtido de procesos dentro de la empresa. Y estos van desde la gestión financiera o de stocks hasta el control y gestión comercial y de ventas o la elaboración de informes. Y ello nos lleva a una de sus principales ventajas: la capacidad de centralizarla información en un espacio virtual al que todas las áreas de la organización tengan un fácil acceso gracias a la tecnología. Y esto es algo vital si tenemos en cuenta la dependencia existente entre unos departamentos y otros. Por otro lado, el control de la producción permite, gracias a una organización más eficiente de la planta, reducir costes y aumentar el control de la producción.

En términos de organización los ERP permiten planificar la producción y las propias compras en función de una serie de indicativos como los plazos de entrega o la materia prima. Controlar la calidad de los productos y sus procesos de elaboración resulta fundamental en cualquier empresa que se precie y el sistema que aquí os presentamos nos permite controlar todo el proceso productivo y su trazabilidad. Y las ventajas no se quedan ahí. Información más segura, comunicación más asertiva, mejora en la eficiencia y competitividad, acceso remoto o el control administrativo y financiero en tiempo real son algunas virtudes también muy a tener en cuenta.

Una gestión integral de tu empresa

Como ya hemos comentado con anterioridad, en un mercado tan exigente como el actual, resulta fundamental contar con un sistema de gestión que permita conectar en tiempo real todos los departamentos de nuestra empresa. Eliminando, ya de paso, los programas de gestión paralelos. En definitiva, el objetivo de un sistema ERP no es otro que maximizar los resultados convirtiendo a nuestra empresa en una suerte de fábrica inteligente.

Una vez puestas sobre la mesa todas las virtudes y ventajas de un programa ERP solo queda aprovechar los conocimientos adquiridos para dar un salto cuantitativo y cualitativo en la gestión de nuestra empresa. ¿Estáis listos para sacar el máximo partido a vuestros recursos?